miércoles, 30 de diciembre de 2009

Enrique Buenaventura. Cali, 1924 - Murió el 31 de Diciembre de 2003.

.
Portal-blog complementario a NTC ... Nos Topamos Con ...
http://ntcblog.blogspot.com/ , ntcgra@gmail.com Cali, Colombia.
Y a los relacionados en:
http://ntcblog.blogspot.com/2009_10_11_archive.html
.
-----
Conmemoración, el 31 de Diciembre 2010, a las 10:00 AM,
del séptimo aniversario su fallecimiento.
------
... y ese hombre tranquilo toma el barco
endereza la vela y algo, algo,
no se qué, lo espera en la otra orilla.
.

Cali, 1924 - Murió el 31 de Diciembre de 2003
.
MEMORIA Y HOMENAJE DE NTC …
.
La primera imagen es tomada de http://www.enriquebuenaventura.org/fotografias.php. Enrique Buenaventura: ciudadano y creador multifacético: Dramaturgo, poeta, narrador, pintor, ....
Mosaico de NTC …

Enrique Buenaventura en NTC …:

ENRIQUE BUENAVENTURA. Diario de Trabajo. , http://ntc-documentos.blogspot.com/2007_10_22_archive.html

http://ntc-narrativa.blogspot.com/2008_12_31_archive.html , a los 5 años de su muerte.

http://ntc-documentos.blogspot.com/2007/04/el-libro-de-las-celebraciones.html , allí: ENRIQUE BUENAVENTURA . Por JULIÁN MALATESTA. Tomado del "El Libro de las Celebraciones". Varios autores/ Editorial: Domingo Atrasado 2007. Pags. 115 a 117.

ENRIQUE BUENAVENTURA HOMENAJE EN SU NATALICIO 85. 23 de Agosto de 2009
http://literaturaenelvalle.blogspot.com/2009_08_31_archive.html
CUADERNILLO, ENRIQUE BUENAVENTURA HOMENAJE EN SU NATALICIO 85, 23 de Agosto de 2009

Al final columna póstuma, El País, Cali, Enero 5, 2004 (al final)

.
Memoria y Reconocimientos a los 6 años de su muerte
en el TEC-EB, Diciembre 31, 2009. 10:00 AM ...

La tarjeta
Excelente y muy completa página web sobre el Maestro, el TEC y el CITEC
Enrique Buenaventura
Cali, 1924 - Murió el 31 de Diciembre de 2003.
Memoria y Reconocimientos a los 6 años de su muerte.
Lectura de selección de sus narraciones y poemas.
Diciembre 31, 2009, 10:00 AM en adelante.
Alrededor del mango en el TEC – EB , Calle 7 No. 8-63 – Cali. Tels. 884 38 20 y 883 26 32. http://www.enriquebuenaventura.org/ Teatro Experimental de Cali < tec@emcali.net.co > Entrada libre.
Enrique Buenaventura nació, vivió y murió en Cali: 1924 - Murió el 31 de Diciembre de 2003, sus cenizas fueron sembradas por su hijo, su esposa y los integrantes del TEC bajo el árbol de mango que vive en el patio del Teatro Experimental de Cali. http://www.enriquebuenaventura.org/ , citeb@enriquebuenaventura.org, tec@enriquebuenaventura.org, jvidal@enriquebuenaventura.org .
.
AUTORETRATO

Tomado de http://www.enriquebuenaventura.org/fotografias.php Allí fotos y otros autoretratos.
++++++


UNA RECIENTE PUBLICACIÓN de sus "CRÓNICAS y RELATOS. 2"
Marzo de 2009, 328 páginas

Carátula del libro
Texto en la solapa de la carátula
.
Enrique Buenaventura nació, vivió y murió en Cali (1924-2003). Desde muy joven y hasta sus últimos años escribió poemas, cuentos, crónicas y se dedicó en forma autodidacta al dibujo y la pintura. La gran mayoría de su obra sigue inédita.

De él decía Carballido: "Dramaturgo individual y una compleja personalidad múltiple; lo más fácil es verlo como un equipo de artistas que incluye un teórico brillante, un gran director de escena, un actor muy notable, un maestro de alcance mundial, un dibujante con gracia, un percusionista incansable, un organizador y varios utileros, tramoyista, diseñadores, todos dentro de un cuerpo robusto con una cara socarrona y luminosa.

Viajero del continente y del mundo, marinero y actor, con ambas profesiones vivió en Brasil, en Argentina; actuó en compañías importantes, de las de repertorio tradicional. Se hizo un oficio sólido, volvió a Colombia con todo lo que un hombre de escena podía saber en esa prolongación del XIX que fue nuestro siglo hasta los años cincuenta.

Si, Enrique es legendario. … . Maestro de actores y autores y directores, autor de la más sólida teoría del teatro de creación colectiva. En mesas redondas y conferencias le encantaba lanzar la manzana de la discordia, provocar en torno horas y horas de oratoria arrebatada, con él metiendo su cuña para que brote alguna luz.

… . … la obra de Buenaventura ha permeado el teatro de América Latina, el individual y el colectivo. Buenaventura usa la historia para fines artísticos y visiones contemporáneas y alcanza metas depuradas y ejemplares".

Emilio Carballido (1925-2008) . Mexico 1990. Los papeles del infierno y otros textos. Enrique Buenaventura Editorial siglo XXI . Texto más completo: http://www.enriquebuenaventura.org/biografia.php
.
Contracarátula con texto de Eduardo Galeano.
(Click sobre las imágenes para ampliarlas y hacerlas legibles. Click en "Atrás" en la barra para regresar al aquí)
......
.
Como piratas hemos navegado con Enrique por mares y continentes del pensamiento contemporáneo.
De sus largas ausencias, viajando en cuerpo y alma, traía historias, máscaras, libros, joyas populares, descubrimientos, reflexiones, nuevos incentivos para luchar contra la ignorancia y la injusticia.
También escribía, y mucho, pero con el propósito de leer y comentar con tanta gente que lo acompañó en su incesante caminar, no tenía tiempo para detenerse a editar y publicar. Además, no daba nunca nada por definitivo; la vida y su poder de transformar estaban por encima del deseo de dejar algo para la posterioridad.
Claro que era consciente de la necesidad de producir libros y hasta había empezado a recopilar sus cuentos con esta intención, pero siempre que volvía a leer uno de ellos, lo volvía a escribir. Razón por la cual existen muchas versiones y notas de cada uno y, como en todas hay variaciones muy llamativas y a menudo llenas de detalles sorprendentes, nos ha sido ardua la selección y más si se tiene en cuenta que no tienen fechas y a veces se entrecruzan.
Ese entrecruzamiento de personajes y situaciones de un cuento a otro se conserva y creemos que despierta un delicado placer en el lector al permitirle entrar en un mundo donde la realidad y la fantasía de la escritura, entrelazadas, se disparan hacia la construcción de un sentido durante el acto mismo de la lectura.
El juego de los narradores es otro aspecto decisivo en el disfrute literario. Tomemos como ejemplo «El águila marina», espíritu y sombra del protagonista que junto con él narra pasado, presente y futuro del acontecimiento de su ahorcamiento.
En el Diario de Trabajo, el libro que publicamos en el 2007, Enrique reflexiona sobre la forma como concibe su relación con la escritura narrativa:
.
“Como no logre uno situar al que narra, encontrarle su lenguaje, su ritmo, sus tics, sus lapsus, lo que le impele a hablar, su modo de ver la vida, etc., no hay modo de empezar o, empezando, no hay modo de seguir. ¡Cuántas veces me he devuelto, «recogiendo los pasos» (como dicen que hacen los muertos) para encontrar ese escribidor y entenderme con él! Allí está, en el comienzo, en el génesis «en el principio era el verbo» sin cara, sin concepto, pero con una sonrisa irónica como diciendo: te esperaba, sabía que regresarías más tarde o más temprano. ¿y cuando se niega a hacer el rol de baquiano, sin importarle riesgos y sabiendo que no existe el soborno ... ? Es el fracaso. Hay que dejar el cuento sepultado en el cajón e irse con la música a otra parte. Los empecinados solemos, a veces, arrastrarlo, llevarlo a empellones y quizá, de ese esfuerzo, salga un cuento bueno pero difícilmente un cuento placentero, sin ese sujeto, además, no aparece el otro, el del enunciado.
A veces uno se encuentra con el sujeto de marras al final del cuento. Nos ha acompañado, como una sombra, a lo largo de toda la tortuosa escritura. Pero no se resigna a ser sombra. El sujeto de la enunciación es él, no uno. Uno no hace más que escribir y él es quien señala, describe y caracteriza todos, absolutamente todos, los sujetos del enunciado.”
(26 de Enero, 1984)

El autor se divierte dejándose llevar por el narrador que en cada cuento tiene" su personalidad vigorosamente expresada y con técnicas narrativas tan diferentes que le queda difícil a uno creer que es el mismo escritor. Hay sin embargo elementos inconfundibles que definen el estilo buenaventuresco:
La polisemia cultivada no solo en el uso de anacronismos y audaces condensaciones lúdicas u oníricas sino en la forma misma de escoger y dar vida a las palabras, de las cuales muchas no aparecen sino en diccionarios especializados en lenguas latinoamericanas o en la memoria de las ancianas y los ancianos del continente, pero se pueden interpretar en su contexto aun aquellas que son inventadas.
El desparpajo para enfrentar las más adversas situaciones tanto en la actitud de los personajes como en el fluir del discurso creador y creado por su propia dinámica de expresar sentido.
La reiteración sin escrúpulos de temas e imágenes que inconscientemente estructuran su visión primordial.
La despiadada negación de conmiseración, autocompasión o resignación en la descripción o evocación de las acciones deplorables de los personajes y la burlona carcajada frente a todo triunfalismo verbal o actoral.
El sincretismo de sus diversas influencias culturales y de los medios de expresión que desarrolla en su práctica artística: poesía, narrativa, teatro, pintura, escultura, periodismo, ensayos, aforismos, diarios.
Hace cinco años que esta vida que tanto amó y por la cual peleó duramente a lo largo de ochenta años lo abandonó. Lo que sigue vivo de él está en su obra y en el recuerdo luminoso que ha dejado en los que lo seguimos queriendo.
A una larga travesía nos invitan estas Crónicas y Relatos, por mares, montañas, valles, ríos, selvas, aldeas y ciudades de una Colombia tan familiar como desconocida, tan retratada como imaginaria e inventada.
En este libro publicamos todos los cuentos a los cuales tuvimos acceso en una primera etapa de recopilación de los manuscritos encontrados en la residencia del autor. Solamente omitimos los ya publicados en Diario de Trabajo: «El asesino», «Los pequeños burgueses» y «La nariz». Crónicas y relatos es el segundo fruto de la labor coeditorial emprendida entre el Centro de Investigación Teatral Enrique Buenaventura -CITEB- y la Universidad del Valle-Facultad de Humanidades para la publicación de las obras de Enrique Buenaventura y sigue a Diario de Trabajo publicado en diciembre de 2007.
Columna póstuma
Apuntes. Enrique Buenaventura
Los poemas del Maestro
El Páis, Cali, Enero 05 de 2004
http://elpais-cali.terra.com.co/historico/ene052004/OPN/op6.html

En su vida Enrique hizo todo por no pertenecerle a nadie, por pertenecerse tan solo a sí mismo y a fuerza de buscar no ser de nadie comenzó a pertenecerle a tanta y tanta gente que hoy tenemos que lamentar la muerte de los muchos hombres que con él mueren. Son tantos Enriques que no hay memoria individual que pueda contenerlos y son irremplazables.

En los últimos 20 años escribió, por lo menos, un poema diario. Estos que entregamos hoy fueron escogidos antes de su muerte. Son los poemas de un irreducible Enrique combativo.

Nicolás Buenaventura Vidal



Manual de lucha antifascista



I



¿Con qué palabra disparar?

¿En general qué responderle

al general?

¿Qué aplomada respuesta

darle al plomo?

¿Y cuando la razón cae fusilada

qué pensar?



II



Lo esperado llegó

como sorpresa.

Lo que flotaba en el aire

cayó sobre nosotros.

Lo que no nos atrevíamos a

pensar

nos entró por el ojo

y nos salió por la nuca

sin que nos diéramos cuenta.



III



El enemigo no da tregua.

Fusila nuestros errores más

queridos,

con nuestras debilidades

no tiene misericordia.

Ocupa nuestras vacilaciones en

la noche,

nuestras ilusiones le sirven

de camuflaje.

asalta nuestra confianza,

pone fuego a nuestra seguridad,

nos reduce al pan, al agua

y al silencio de la resistencia,

nos enseña a manejar el arma

de la derrota,

nos escoge y nos educa para

la victoria

-----
A los verdugos


Adiós verdugos verdes,

amarillos, de color podrido,

llenos de condecoraciones

deshonrosas, de medallas,



de adornos, de rosadas llagas,

de soles asesinos, de

ensangretadas

estrellas y de cuentas bancarias.

Adiós y vayan reculando.



Adiós, adiós y que en la huída

los atrapen en trampas

para ratas, en pozos

para sapos y lagartos.



Que los encierren en mazmorras

y los obliguen, a ver y oler la

sangre, sangre que les recuerde

la sangre derramada.



Que se les haga justicia

aquí, en la tierra, aquí,

donde mancharon el aire

donde orinaron con veneno

las piedras.



Que nadie espere para ustedes

otra justicia, que nadie se

consuele

con la espada de fuego

ni con los tormentos del infierno.
------
DICIEMBRE 31, 2010. Séptimo aniversario: Poemas, casi completos:
++++++
Actualizó: NTC … / gra . Dic. 30, 2009, 11:45 AM / Dic. 31, 2010. 11:30 PM

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Facultad de Humanidades, Universidad del Valle, 45 años.

.
Portal-blog complementario a NTC ... Nos Topamos Con ... http://ntcblog.blogspot.com/ , ntcgra@gmail.com Cali, Colombia.
Y a los relacionados en:
http://ntcblog.blogspot.com/2009_10_11_archive.html .
Facultad de Humanidades
Universidad del Valle
45 años
.
Registros y publicaciones en GACETA (El País, Cali) y LA PALABRA (UV)
.
En GACETA . Diciembre 13, 2009

Don Mario Carvajal , Rector UV, 1954-1966
.
Óscar Gerardo Ramos, Secretario General UV y fundador de la Facultad (1964)
Uno de los humanistas que logró ampliarle a la Universidad la visión técnica que traía desde su fundación.
.........
45 años de una visión humanista
Aniversario
Al cumplirse los 45 años de la Facultad de Humanidades de la Universidad del Valle , Darío Henao Restrepo , su actual decano, reflexiona sobre la importancia de la formación humanística en el desarrollo cultural del Valle del Cauca y recuerda cómo esta escuela ha contribuido de manera importante al pensamiento, la reflexión y la investigación en la región.

.
Hoy. La Facultad de Humanidades de la Universidad del Valle está compuesta en la actualidad por las escuelas de Ciencias del Lenguaje, Estudios Literarios y Trabajo Social, y los departamentos de Filosofía, de Historia y de Geografía, contribuyendo desde allí a la cultura de la región y del país.
.
Páginas 8 y 9 de GACETA (Click sobre las imágenes para ampliarlas y hacerlas legibles. Click en "Atrás" en la barra para regresar al aquí)
.

Sobre Óscar Gerardo Ramos 
http://ntc-documentos.blogspot.com/2010_10_23_archive.html
.
.
45 años de una visión humanista. Aniversario
.
Especial para GACETA
(Escaneó NTC ... . Es muy lamentable que aún Gaceta no tenga, de nuevo, su versión virtual.)

El rector Mario Carvajal siempre quiso que al jardín de los saberes de la naciente Universidad del Valle, a finales de los años 50, se sumaran las humanidades: la historia, la filosofía, la literatura, la música y las artes. Por tal motivo llamó al doctor Óscar Gerardo Ramos , cuando la rectoría funcionaba en el viejo claustro de Santa Librada para que organizara los estudios humanísticos.
.
"Aquí no había sino dos o tres graduados en humanidades, recuerda Óscar Gerardo, aunque había alguna tradición, y lo que quería don Mario era brindarles una educación integral a los ingenieros, médicos, químicos y arquitectos que comenzaban a formarse en la universidad. Así se le dio inicio a lo que se llamó en la época "estudios generales”. Don Mario Carvajal quería que el humanismo fuera la base de la formación de todas las profesiones. Eran los tiempos en que se veía discutir al rector con Armando Romero y Óscar Gerardo, con mucha pasión, sobre los griegos, la filosofía y la poesía.
.
De esos días se conservan dos libros que hoy son de colección: la edición crítica de 'María' elaborada por don Mario y el tomo de la poesía de Jorge Isaacs realizada por Armando Romero. Óscar Gerardo define ese periodo, con un toque de humor, como la época "cuando los humanistas estuvimos al mando en la Universidad y logramos ampliarle la visión técnica que venía desde su fundación".
.
A los pocos años de exitosa experiencia con los estudios generales se creó el Instituto de Humanidades y Educación en 1962. Dos años después, de este Instituto salieron la Facultad de Educación y la Facultad de Humanidades.
.

Óscar Gerardo, en ese entonces Secretario General, fue quien lideró su fundación en 1964 con el respaldo de don Mario Carvajal y el decano de la Facultad de Salud, Gabriel Velásquez Palau. Se llamó Facultad de Filosofía, Letras e Historia, áreas alrededor de las cuales se conformó el equipo de profesores que tuvo la tarea de formar la primera promoción de egresados.
.

De los profesores de esa época, Óscar Gerardo recuerda los nombres de Armando Romero, Soffy Arboleda, León J. Simar, Herbert Hilsen, Antonio Antelo, Modesto Tessari, Santiago Sebastián, Herbert Moore, Jaime Ospina, Gloria Rodríguez de Ospina, Jon Tanaka y Eduardo Strecino. Sobre este último, un gringo profesor de literatura al que los estudiantes de la época destacan por sus calidades académicas, Óscar Gerardo hasta hoy vive intrigado, "de un momento a otro desapareció y nunca más volvimos a saber nada de él”.
.
Soffy Arboleda siempre se refiere con mucha alegría a los primeros tiempos de la Facultad. Ella estaba en Bellas Artes, había realizado sus estudios en Música e Historia del Arte en Boston y luego en París, cuando Óscar Gerardo la llamó para hacer parte del equipo fundador de la Facultad. Hoy son muchos los profesionales de todas las carreras que evocan con mucha gratitud las extraordinarias clases de historia del arte de Soffy. Ella recuerda que daba cursos sobre el arte en Grecia, Roma, Egipto y otras culturas, y en particular, el que daba sobre la historia del arte moderno que arrancaba en la revolución francesa. Eran optativos, cuenta, pero tenían mucha demanda, entre otras cosas, porque ofrecía mucho material en filminas que pasaba en los carretes de los proyectores de entonces.
.
Esculcar en la memoria de esta historia es depararse con la historia de las ideas que movieron todo el proceso de formación de historiadores, literatos, filósofos, músicos, lingüistas que fueron decisivos para la configuración de un campo cultural moderno en Cali y en el Valle del Cauca. Labor a la que también contribuyeron instituciones como el Conservatorio de Antonio María Valencia, el Museo La Tertulia y el Instituto Popular de Cultura. Eran tiempos de renovación y apertura al mundo.
.
En ese contexto, la obra de muchos de nuestros profesores tuvo importante trascendencia. Entre otros, Germán Colmenares uno de los pioneros de la nueva Historia en el país; Luis Ángel Baena, fundador de la primera maestría en lingüística de Colombia en la que se formaron profesionales de todas las regiones; Estanislao Zuleta (1) (<-- imagen) , un pensador que dejó un valioso legado, hoy bastante apreciado por la juventud; León J. Simar, músico y pedagogo, con una importante obra de creación musical; Jean Bucher, un hombre de letras que aportó a la comprensión de la poesía moderna. A ellos se les suman un significativo grupo de profesores que en las últimas décadas han realizado valiosos aportes y realizaciones.
.
Estos 45 años de la Facultad tienen un valor incalculable para la Universidad, para Cali y toda la región del Pacífico colombiano. En todos estos años se han hecho aportes decisivos con la formación de profesionales en las distintas áreas de las Ciencias Humanas, así como importantes desarrollos en la investigación, las publicaciones, la proyección social, además de las significativas contribuciones al pensamiento y la cultura. Cada una de las unidades académicas que hoy la constituyen - Escuela de Ciencias del Lenguaje, Escuela de Estudios Literarios, Escuela de Trabajo Social, Departamento de Filosofía, Departamento de Historia y Departamento de Geografía ­ cuentan con importantes avances y en la actualidad, además de las labores académicas para la formación de profesionales, adelantan muchos proyectos que la vinculan con su entorno y sus comunidades.
.
Los retos de nuestra sociedad en el siglo XXI tienen mucho que ver con la comprensión y conocimiento de la Historia, la Cultura y el Pensamiento que aquí se ha forjado. La formación humanística es fundamental para el progreso social y la Facultad de Humanidades de la Universidad del Valle es un patrimonio clave para el mismo. Esa era la convicción que tenían sus fundadores y el legado que nos dejaron.
++++++
LAS PUBLICACIONES EN "LA PALABRA"
No. 200, Diciembre 2009.
(Click sobre las imágenes para ampliarlas y hacerlas legibles. Click en "Atrás" en la barra para regresar al aquí)
. La primera página del periódico.
Textos y contenidos, ver: http://lapalabra.univalle.edu.co/
Próximamente (a la fecha aún no está allí la No. 200*).
.....
* SE NOS ANUNCIA LA PUBLICACIÓN VIRTUAL:
de: Kevin Alexis García <kevimaster@gmail.com>
para: NTC <ntcgra@gmail.com>
cc: "NTC ..." <ntcboletin@gmail.com>
fecha: 17 de diciembre de 2009 12:55
....
Allí, entre otros, texto y fotos de:
LA CIUDAD Y LAS HUMANIDADES
Hace 45 años se ofrecieron los primeros cursos de humanidades en Cali por parte de la Universidad del Valle. Con ello se expresaba que si bien el carácter formativo de nuestra institución era industrial en su inicio, su compromiso con la población de la región, lo llevaría paulatinamente a ofrecer líneas educativas que estimularan aspectos fundamentales de toda sociedad contemporánea, como la indagación por su pasado, la construcción de un legado literario, el desarrollo de iniciativas para la reivindicación de nuestras minorías étnicas, la investigación de nuestras geografías inhóspitas y la reflexión filosófica de nuestros acontecimientos. El valor que estos primeros precursores dejaron para la región es invaluable. En la actualidad, la Universidad del Valle ofrece programas humanísticos cuya rentabilidad es esencialmente social y cuyo campo de aplicación es principalmente la formación de la población infantil y adolescente de la región.
.
Pero la conmemoración de los 45 años de la Facultad de Humanidades no sólo ha servido para pensar su impacto en la región, también ha sido el escenario pertinente para congregar a los principales decanos de esta área en el país en torno al papel de sus disciplinas en Colombia, y su cada vez mayor encerramiento por parte del mercado. Esta edición divulga las principales discusiones de dicho encuentro.
.
y de
En el marco del Primer Encuentro Nacional de Decanos de Ciencias Humanas y Sociales, organizado por la Facultad de Humanidades de la Universidad del Valle, se reunieron 26 directivos de las principales universidad públicas y privadas de Colombia para organizarse como una asociación que vele por el desarrollo de las ciencias sociales y humanísticas de nuestro país.
+++++
.
ENLACES NTC ...
Un periódico estudiantil de la época:
+++++
Actualizó: NTC … / gra . Dic. 16, 2009, 2:07 PM






martes, 8 de diciembre de 2009

Cada palabra sabe algo sobre el círculo vicioso. Por Herta Müller. "Lectura del Nobel", Dic. 7, 2009.

.
Portal-blog complementario a NTC ... Nos Topamos Con ...
http://ntcblog.blogspot.com/ , ntcgra@gmail.com Cali, Colombia.
Y a los relacionados en:
http://ntcblog.blogspot.com/2009_10_11_archive.html

.
Jedes Wort weiß etwas vom Teufelskreis
Cada palabra sabe algo sobre el círculo vicioso
by Herta Müller

"Lectura del Nobel" . Nobel Lecture in Literature, 2009
Monday, 7 December 5:30 p.m. (CET) The Swedish Academy, Stockholm, Sweden
http://nobelprize.org/nobel_prizes/literature/laureates/2009/
.
NTC ... agradece al Poeta JOSÉ ZULETA ORTIZ el valioso oportuno envío de la información y el aporte.
.

Nobel Lectures 2009. According to the Nobel Foundation statutes, the Nobel Laureates are required to "give a public lecture on a subject connected with the work for which the prize has been awarded". Watch live webcasts of the Nobel Lectures from Oslo and Stockholm. Video on-demand versions will also be available soon after the events.

© FUNDACIÓN NOBEL 2009
Se concede permiso general para la publicación en periódicos en cualquier lengua desde el 7 de diciembre de 2009, a las 17:30 (hora sueca). La publicación en revistas o libros requiere, a no ser que se trate de versiones resumidas, el consentimiento de la Fundación. En todas las publicaciones de la conferencia en su totalidad o en su mayor parte es obligatoria la aparición del copyright subrayado arriba.
Read the Nobel Lecture English »Swedish »French »German »Spanish » Copyright © The Nobel Foundation 2009
-
Cada palabra sabe algo sobre el círculo vicioso
Por Herta Müller
"Lectura del Nobel" (Dic. 7, 2009) previa a la entrega del Nobel el próximo Jueves.
Traducido por Juan José del Solar Bardelli
(Es la primera vez que en la web oficial del Nobel publican traducciones al Español)
http://nobelprize.org/nobel_prizes/literature/laureates/2009/muller-lecture_sp.html
-
(Click sobre las imágenes para ampliarlas. Click en "Atrás" en la barra para regresar al aquí)


¿TIENES UN PAÑUELO? me preguntaba mi madre cada mañana en la puerta de casa, antes de que yo saliera a la calle. Yo no tenía el pañuelo, y como no lo tenía, regresaba a la habitación y sacaba un pañuelo. No tenía el pañuelo cada mañana, porque cada mañana aguardaba la pregunta. El pañuelo era la prueba de que mi madre me protegía por la mañana. A otras horas del día, más tarde o en otras circunstancias, quedaba a merced de mí misma. La pregunta ¿TIENES UN PAÑUELO? era una ternura indirecta. Una directa hubiera sido penosa, algo que no existía entre los campesinos. El amor se disfrazaba de pregunta. Sólo así podía decirse a secas, en tono de orden, como las maniobras del trabajo. El hecho de que la voz fuera áspera realzaba incluso la ternura. Cada mañana estaba yo una vez sin pañuelo en la puerta, y una segunda vez con pañuelo. Sólo después salía a la calle, como si con el pañuelo también estuviera mi madre.
.
Y veinte años más tarde estaba hacía tiempo sola en la ciudad, como traductora en una fábrica de maquinarias. A las cinco de la mañana me levantaba, y a las seis y media empezaba el trabajo. Por la mañana resonaba el himno sobre el patio de la fábrica a través del altavoz, durante la pausa del mediodía se escuchaban los coros de los obreros. Pero los obreros, que estaban comiendo, tenían ojos vacíos como hojalata, manos embadurnadas de aceite, y su comida estaba envuelta en papel de periódico. Antes de comerse un trocito de tocino, le quitaban la tinta del periódico rascándola con el cuchillo. Dos años transcurrieron al trote de la cotidianeidad, cada día igual al otro.
.
Al tercer año se acabó la igualdad de los días. En el transcurso de una semana entró tres veces en mi oficina, a primera hora de la mañana, un hombre gigantesco, de huesos sólidos, con ojos azules centelleantes, un coloso del Servicio Secreto.
.
La primera vez me insultó de pie y se marchó.
.
La segunda vez se quitó el impermeable, lo colgó en una percha del armario y se sentó. Aquella mañana yo había traído de casa unos tulipanes y los estaba acomodando en el florero. El tipo me observaba y alabó mi inusual conocimiento del ser humano. Su voz era resbaladiza. Sentí un gran desasosiego. Impugné su elogio y le aseguré que sabía algo de tulipanes, pero nada del ser humano. Entonces me dijo en tono malicioso que él me conocía mejor que yo a los tulipanes. Luego se colgó del brazo el impermeable y se marchó.
.
La tercera vez se sentó y yo permanecí de pie, porque había dejado su cartera sobre mi silla. No me atreví a ponerla en el suelo. Me insultó tratándome de necia redomada, holgazana, putilla, tan corrompida como una perra vagabunda. Empujó los tulipanes hasta casi el borde de la mesa, en cuyo centro puso una hoja de papel vacía y un lápiz. Rugió: escribe. De pie, empecé a escribir lo que me iba dictando. Mi nombre con fecha de nacimiento y dirección. Y después que yo, independientemente de la proximidad o del parentesco, no le diría a nadie que..., y entonces llegó la horrible palabra: colaborez, iba a colaborar. Esta palabra ya no la escribí. Puse el lápiz a un lado y me dirigí a la ventana, por la que miré hacia la polvorienta calle. No estaba asfaltada, baches y casas gibosas. Y esa calleja ruinosa se llamaba, encima, Strada Gloriei: calle de la gloria. En la calle de la gloria había un gato trepado en la morera desnuda. Era el gato de la fábrica y tenía una oreja desgarrada. Encima de él brillaba el sol matinal como un tambor amarillo. Dije: N-am caracterul. No tengo este carácter. Se lo dije a la calle, fuera. La palabra CARÁCTER puso histérico al hombre del Servicio Secreto. Rompió la hoja y tiró los trozos al suelo. Pero probablemente se le ocurrió que tendría que presentarle a su jefe la prueba de que había intentado incorporarme a su red de espionaje, porque se agachó, recogió todos los trozos en una mano y los metió en su cartera. Luego lanzó un profundo suspiro y, en medio de su derrota, arrojó hacia la pared el florero con los tulipanes, que se estrelló y crujió como si hubiera dientes en el aire. Con la cartera bajo el brazo dijo en voz queda: esto lo pagarás muy caro. Te ahogaremos en el río. Como hablando conmigo misma dije: Si firmo eso ya no podré vivir conmigo y tendría que hacerlo yo. Mejor háganlo ustedes. Y al instante la puerta de la oficina ya estaba abierta y él se había marchado. Y fuera, en la Strada Gloriei, el gato de la fábrica había saltado del árbol al tejado de la casa. Una de las ramas se mecía como un trampolín.
.
Al día siguiente comenzó el tira y afloja. Yo debía desaparecer de la fábrica. Cada mañana a las seis y media tendría que presentarme ante el director, con el que cada mañana estaban el jefe del sindicato y el secretario el Partido. Y así como en otros tiempos me preguntaba mi madre: ¿tienes un pañuelo? ahora me preguntaba cada mañana el director: ¿Has encontrado otro trabajo? Y yo le respondía cada vez lo mismo: No estoy buscando ninguno. Estoy a gusto aquí en la fábrica, quisiera quedarme hasta la jubilación.
.
Una mañana llegué al trabajo y mis voluminosos diccionarios estaban en el suelo del pasillo, junto a la puerta de mi oficina. La abrí, y había un ingeniero sentado a mi escritorio. Me dijo: aquí se llama a la puerta antes de entrar. Ahora estoy aquí yo, y tú ya no tienes nada que hacer en este despacho. A casa no podía irme, porque habrían tenido un pretexto para despedirme por faltar sin permiso. Ahora no tenía oficina, y con mayor razón tenía que ir cada día normalmente al trabajo, por ningún motivo debía ausentarme.
.
Una amiga, a la que cada día se lo contaba todo en el camino de vuelta a casa por la Strada Gloriei, me dejó compartir al principio una esquina de su escritorio. Pero una mañana se plantó ante la puerta de la oficina y me dijo: No me autorizan a dejarte entrar. Todos dicen que eres una soplona. Las trabas y vejaciones se enviaban hacia abajo, los rumores empezaron a propagarse entre los colegas. Eso era lo peor. Contra los ataques uno puede defenderse, contra la calumnia es impotente. Yo contaba cada día con todo, incluso con la muerte. Pero con esa perfidia no sabía qué hacer. Ningún cálculo la volvía soportable. La calumnia nos atiborra de mugre, y nos asfixiamos porque no podemos defendernos. En opinión de mis colegas yo era exactamente aquello a lo que me había negado. Si los hubiera espiado y delatado, habrían confiado en mí sin sospechar nada. En el fondo, me castigaban porque yo los protegía.
.
Como ahora con mayor razón no podía ausentarme, pero no tenía despacho y a mi amiga no le permitían dejarme entrar en el suyo, me instalé, indecisa, en la caja de la escalera, una escalera que recorrí varias veces de arriba abajo – de pronto volví a ser la hija de mi madre, porque TENÍA UN PAÑUELO. Lo extendí en un escalón entre el primer y el segundo piso, lo alisé para que estuviera como es debido y me senté encima. Me puse en las rodillas mis gruesos diccionarios y empecé a traducir descripciones de máquinas hidráulicas. Yo era un chiste malo sobre la escalera, y mi despacho, un pañuelo. En las pausas del mediodía, mi amiga se sentaba en la escalera junto a mí. Comíamos juntas como antes en su oficina y, más antes aún, en la mía. Por el altavoz del patio, como siempre, los coros de los obreros entonaban cantos sobre la felicidad del pueblo. Mi amiga comía y lloraba por mí. Yo no. Debía mantenerme firme y dura. Largo tiempo. Unas cuantas semanas eternas, hasta que me despidieron.
.
En la época en que yo era un chiste malo sobre la escalera, consulté el diccionario para averiguar la importancia de la palabra ESCALERA. El primer escalón de la escalera se llama PELDAÑO DE ARRANQUE, el último escalón, PELDAÑO DEL DESCANSILLO. Los escalones horizontales que uno pisa encajan lateralmente en las MEJILLAS DE LA ESCALERA, y los espacios libres entre los distintos peldaños se llaman incluso OJOS DE LA ESCALERA. Por las piezas de las máquinas hidráulicas, embadurnadas de aceite, ya conocía las bellas palabras COLA DE GOLONDRINA y CUELLO DE CISNE, para ajustar un tornillo se utilizaba una MADRE DE TORNILLO, e igualmente me dejaron asombrada los poéticos nombres de las partes de una escalera, la belleza del lenguaje técnico: MEJILLAS DE LA ESCALERA, OJOS DE LA ESCALERA – es decir, la escalera tenía un rostro, ya fuese de madera, piedra, cemento o hierro – y los hombres reproducen su propia cara en las cosas más voluminosas del mundo, dan al material muerto los nombres de su propia carne, lo personifican en partes del cuerpo. Y el arduo trabajo sólo les resulta soportable a los especialistas gracias a esa ternura oculta. Cada trabajo, en cada profesión, se rige por el mismo principio de la pregunta de mi madre sobre el pañuelo.
.
Cuando yo era niña, en casa había un cajón destinado a los pañuelos. En él se alineaban tres pilas en dos hileras, una detrás de la otra:
.
A la izquierda, los pañuelos de hombre, para el padre y el abuelo.
.
A la derecha, los pañuelos de mujer, para la madre y la abuela.
.
En el centro, los pañuelos de niño, para mí.
.
Aquel cajón era nuestro retrato de familia en formato de pañuelo. Los pañuelos de hombre eran los más grandes, tenían un borde oscuro de color marrón, gris o burdeos. Los pañuelos de mujer eran más pequeños, con borde azul celeste, rojo o verde. Los pañuelos de niño eran los más pequeños, sin borde, pero en el cuadrado blanco había flores o animales pintados. Entre los tres tipos de pañuelos había los que se usaban los días laborables, en la hilera anterior, y los que se usaban los domingos, en la hilera posterior. Los domingos, el pañuelo debía hacer juego con el color de la ropa, aunque no se viera.
.
Ningún otro objeto en la casa, ni siquiera nosotros mismos, nos resultaba tan importante como el pañuelo. Podía utilizarse para una infinidad de cosas: resfriados, cuando la nariz sangraba o había alguna herida en la mano, el codo o la rodilla, cuando uno lloraba o lo mordía para reprimir el llanto. Un pañuelo frío y húmedo en la frente aliviaba el dolor de cabeza. Con cuatro nudos en las esquinas servía para protegerse del sol o de la lluvia. Cuando uno quería acordarse de algo, hacía un nudo en el pañuelo como artificio mnemotécnico. Para cargar bolsas pesadas se envolvía en él la mano. Si ondeaba era una señal de despedida cuando el tren salía de la estación. Y como tren se dice en rumano TREN, y en el dialecto del Banato lágrima (Träne) se dice trän, en mi cabeza el chirrido de los trenes sobre los rieles equivalía siempre al llanto. En la aldea, cuando alguien moría se le ataba enseguida un pañuelo en torno a la barbilla para que la boca permaneciera cerrada cuando pasaba la rigidez cadavérica. Cuando en la ciudad alguien se desplomaba al borde del camino, siempre había un transeúnte que con su pañuelo cubría la cara del muerto, y así el pañuelo pasaba a ser su primer reposo mortuorio.
.
A última hora de la tarde, los días calurosos del verano, los padres enviaban a sus hijos al cementerio para que regasen las flores. Nos juntábamos dos o tres e íbamos de una tumba a la otra, regando rápidamente. Luego nos sentábamos, muy pegados unos a otros, en las escaleras de la capilla y observábamos cómo de algunas tumbas subían nubecillas de vapor blanco. Volaban un ratito en el aire negro y desaparecían. Para nosotros eran las almas de los muertos: Figuras zoomórficas, gafas, frasquitos y tazas, guantes y medias. Y de vez en cuando un pañuelo blanco con el borde negro de la noche.
.
Más tarde, conversando con Oskar Pastior para escribir sobre su deportación a un campo de trabajos forzados soviético, me contó que una anciana madre rusa le regaló una vez un pañuelo blanco de batista. Tal vez tengáis suerte tú y mi hijo, y podáis regresar pronto a casa, dijo la rusa. Su hijo tenía la misma edad que Oskar Pastior y estaba tan lejos de casa como él, en la dirección opuesta, dijo, en un batallón de castigo. Oskar Pastior había llamado a su puerta como un mendigo medio muerto de hambre, quería cambiarle un trozo de carbón por un poquito de comida. Ella lo hizo entrar en la casa y le dio un plato de sopa. Y cuando la nariz de Oskar empezó a gotear en el plato, le dio el pañuelo blanco de batista, que nadie había usado todavía. Con un borde calado de bastoncillos y rosetas impecablemente bordados con hilos de seda, el pañuelo era una belleza que abrazó e hirió al mendigo. Un híbrido; por un lado un consuelo de batista; por el otro, una cinta métrica con bastoncillos de seda, las rayitas blancas en la escala de su desamparo. El mismo Oskar Pastior era un híbrido para esa mujer: un mendigo extraño en la casa y un hijo perdido en el mundo. En esas dos personas lo había hecho feliz y le había exigido demasiado el gesto de una mujer que para él también era dos personas: una rusa extraña y una madre preocupada con la pregunta: ¿TIENES UN PAÑUELO?
.
Desde que me enteré de esta historia también yo tengo una pregunta: ¿Es ¿TIENES UN PAÑUELO? válida en todas partes y se halla extendida sobre medio mundo en el brillo de la nieve entre la congelación y el deshielo? ¿Cruza todas las fronteras pasando entre montañas y estepas hasta adentrarse en un gigantesco imperio sembrado de campos de trabajos forzados? ¿No hay manera de dar muerte a la pregunta ¿TIENES UN PAÑUELO? ni siquiera con la hoz y el martillo, ni siquiera en el estalinismo de la reeducación a través de tantos campos de trabajos forzados?
.
Aunque hace décadas que hablo rumano, en la conversación con Oskar Pastior me percaté por primera vez de que en rumano pañuelo se dice BATISTA, de nuevo la sensual lengua rumana, que simplemente lanza con apremio sus palabras hasta el corazón de las cosas. El material no da ningún rodeo, se designa como pañuelo listo, como BATISTA. Como si cada pañuelo fuera de batista en todo tiempo y lugar.
.
Oskar Pastior guardó en la maleta el pañuelo como reliquia de una doble madre con un doble hijo. Luego se lo llevó a casa tras cinco largos años en el campo de trabajos forzados. ¿Por qué? – su pañuelo blanco de batista era esperanza y miedo, y cuando uno renuncia a la esperanza y al miedo, muere.
.
Después de la conversación sobre el pañuelo blanco me pasé media noche pegándole a Oskar Pastior un collage sobre un papel blanco:
.
Aquí bailan puntos dice Bea
entras en un vaso de leche de tallo largo
ropa interior blanca tina de zinc gris verde
contra reembolso se corresponden
casi todos los materialesmira aquí
yo soy el viaje en tren y
la cereza en la jabonera
nunca hables con hombres extraños ni
acerca de la Central
.
Cuando a la semana siguiente fui a su casa a regalarle el collage, me dijo: encima debes pegar: “PARA OSKAR”. Yo le dije: Lo que te doy, te pertenece, y tú lo sabes. Él dijo: debes pegarlo encima, tal vez el papel no lo sepa. Me lo llevé de nuevo a casa y encima pegué: para Oskar. Y se lo volví a regalar la semana siguiente, como si hubiera regresado la primera vez de la puerta sin pañuelo y ahora estuviera por segunda vez en la puerta con pañuelo.

Con un pañuelo termina también otra historia:
.
El hijo de mis abuelos se llamaba Matz. En los años treinta lo enviaron a Timişoara a estudiar finanzas para que se hiciera cargo del negocio de cereales y de la tienda de ultramarinos de la familia. En la Escuela enseñaban maestros del Reich alemán, auténticos nazis. Al concluir sus estudios Matz quizás había recibido, de paso, una capacitación en finanzas, pero sobre todo recibió una formación de nazi – un lavado de cerebro planificado. Cuando salió de la escuela, Matz era un nazi fervoroso, un convertido. Ladraba consignas antisemitas, era inalcanzable como un débil mental. Mi abuelo lo reprendió repetidas veces, diciéndole que debía toda su fortuna sólo a los créditos de hombres de negocios judíos amigos suyos. Y al ver que esto no servía de nada, lo abofeteó varias veces. Pero a su hijo le habían trastornado el juicio. Jugaba a ser el ideólogo de la aldea, vejaba a los muchachos de su edad que se negaban a ir al frente. En el ejército rumano ocupaba un puesto de oficinista. Pero de la teoría quiso pasar a la práctica. Se presentó voluntario en las SS, quería ir al frente. Unos meses después regresó a casa para casarse.
.
Tras haber sido testigo de los crímenes en el frente, aprovechó una fórmula mágica válida para escaparse unos días de la guerra. Esa fórmula mágica era: permiso por boda.
.
Mi abuela tenía dos fotos de su hijo Matz en el fondo de un cajón, una foto de la boda y una foto de la muerte. En la foto de la boda se ve una novia vestida de blanco, una mano más alta que él, esbelta y seria, una virgen de yeso. Sobre su cabeza hay una corona de cera como hojas nevadas. Junto a ella está Matz con su uniforme nazi. En vez de ser un novio, es un soldado. Un soldado de la boda y su propio último soldado de la patria. Apenas volvió al frente, llegó la foto de la muerte. Y en ella un último soldado destrozado por una mina. La foto de la muerte es del tamaño de una mano, un campo negro, en el centro un paño blanco con un montoncito gris de restos humanos. Sobre el fondo negro, el paño blanco parece tan pequeño como un pañuelo de niño cuyo cuadrado blanco tiene pintado en el centro un dibujo extraño. Para mi abuela esa foto también tenía su híbrido. En el pañuelo blanco había un nazi muerto, en su memoria, un hijo vivo. Mi abuela dejó esa doble foto todos aquellos años en su devocionario. Rezaba cada día. Probablemente sus oraciones también tenían doble fondo. Probablemente seguían el hiato entre el hijo querido y el nazi obcecado y pedían también al Señor Dios que hiciera el espagat de amar a ese hijo y perdonar al nazi.
.
Mi abuelo había sido soldado en la Primera Guerra Mundial. Sabía de qué estaba hablando cuando decía a menudo y en tono amargo, refiriéndose a su hijo Matz: Sí, cuando ondean al viento las banderas, el juicio se pierde en las trompetas. Esta advertencia también era aplicable a la siguiente dictadura, en la que me tocó vivir a mí misma. A diario se veía cómo el juicio de los pequeños y grandes oportunistas se perdía en las trompetas. Yo decidí no tocar la trompeta.
.
Pero de niña tuve que aprender a tocar el acordeón contra mi voluntad. Pues en la casa se había quedado el acordeón rojo de Matz, el soldado muerto. Las correas del acordeón eran demasiado largas para mí, y para que no se resbalaran por mis hombros, el maestro de acordeón me las ataba a la espalda con un pañuelo.
.
Se puede decir que precisamente los objetos más pequeños, ya sean trompetas, acordeones o pañuelos, terminan atando las cosas más dispares en la vida; que los objetos giran y, en sus desviaciones, tienen algo que obedece a las repeticiones, al círculo vicioso. Uno puede creerlo, mas no decirlo. Pero lo que no puede decirse, puede escribirse. Porque la escritura es un quehacer mudo, un trabajo que va de la cabeza a la mano. De la boca se prescinde. En la dictadura yo hablaba mucho, sobre todo porque había decidido no tocar la trompeta. La mayoría de las veces, hablar tenía consecuencias intolerables. Pero la escritura empezó en el silencio, en aquella escalera de la fábrica donde tuve que sopesar y decidir conmigo misma más cosas de las que podían decirse. El acontecer ya no podía articularse en palabras. A lo sumo los añadidos externos, mas no su dimensión. Esta yo sólo podía deletrearla en mi cabeza, en silencio, en el círculo vicioso de las palabras al escribir. Reaccionaba ante el miedo a la muerte con hambre de vida. Era un hambre de palabras. Sólo el torbellino de las palabras podía captar mi estado y deletreaba lo que no podía decirse con la boca. Yo iba detrás de lo vivido en el círculo vicioso de las palabras, hasta que aparecía algo que no había conocido antes. Paralelamente a la realidad entraba en acción la pantomima de las palabras, que no respeta dimensiones reales, reduce las cosas principales y aumenta las secundarias. El círculo vicioso de las palabras confiere de buenas a primeras una especie de lógica maldita a lo vivido. La pantomima es furiosa y permanece atemorizada y tan adicta como hastiada. El tema dictadura surge ahí espontáneamente, porque la naturalidad ya nunca regresa cuando a uno se la han robado casi por completo. El tema está implícito ahí, pero las palabras se apoderan de mí y llevan al tema adonde quieren. Ya nada es cierto y todo es verdad.
.
Como chiste malo sobre la escalera estaba yo tan sola como en aquella época, en que de niña, cuidaba vacas en el valle del río. Comía hojas y flores para formar parte de ellas, porque ellas sabían cómo se vive y yo no. Me dirigía a ellas dándoles un nombre. El nombre cardo lechoso debía ser realmente la planta espinosa con leche en los tallos. Pero la planta no escuchaba el nombre cardo lechoso. Entonces yo lo intentaba con nombres inventados: COSTILLA ESPINOSA, CUELLO DE AGUJA, en los que no figuraban ni cardo ni lechoso. En el engaño de todos los nombres falsos ante la planta verdadera se abría el agujero hacia el vacío. La situación ridícula de hablar a solas en voz alta conmigo y no con la planta. Pero la situación ridícula me hacía bien. Yo cuidaba vacas y el sonido de las palabras me protegía. Sentía:
.
Cada palabra en el rostro
sabe algo del círculo vicioso
y no lo dice
.
El sonido de las palabras sabe que debe engañar, porque los objetos engañan con su material, y los sentimientos, con sus gestos. En el punto de intersección del engaño de los materiales y de los gestos se instala el sonido de las palabras con su verdad inventada. Al escribir no puede hablarse de confianza, sino más bien de la honestidad del engaño.
.
Por entonces, en la fábrica, cuando yo era un chiste malo sobre la escalera, y el pañuelo, mi oficina, también encontré en el diccionario la hermosa palabra INTERÉS ESCALONADO, que designa las tasas de interés de un préstamo que van subiendo por tramos. Las tasas de interés son para uno gastos y para otro, ingresos. Al escribir acaban siendo ambas cosas, cuanto más voy ahondando en el texto. Cuanto más me expolia lo escrito, tanto más muestra a lo vivido lo que no había en el vivir. Sólo las palabras lo descubren, porque antes no lo conocían. Allí donde sorprenden a lo vivido es donde mejor lo reflejan. Se vuelven tan apremiantes que lo vivido debe aferrarse a ellas para no deshacerse.
.
Me parece que los objetos no conocen su material, que los gestos no conocen sus sentimientos y las palabras tampoco conocen la boca que las enuncia. Pero para asegurarnos nuestra propia existencia necesitamos los objetos, los gestos y las palabras. Cuanto más palabras nos es permitido usar, tanto más libres somos. Cuando se nos prohíbe la boca, intentamos afirmarnos con gestos e incluso con objetos. Son más difíciles de interpretar y permanecen un tiempo libres de sospecha. Y así pueden ayudarnos a convertir la humillación en una dignidad que permanece libre de sospecha por un tiempo.
.
Poco antes de mi emigración de Rumania, el policía de la aldea vino un día muy de mañana a llevarse a mi madre. Ella estaba ya en la puerta cuando se le ocurrió la pregunta: ¿TIENES UN PAÑUELO? Y no lo tenía. Aunque el policía se mostró impaciente, ella volvió a entrar en la casa y sacó un pañuelo. En la comisaría el policía estalló en gritos e improperios. Los conocimientos de rumano de mi madre no bastaban para que comprendiera los rugidos del policía, que luego se marchó del despacho y cerró la puerta con llave desde fuera. Mi madre se pasó el día entero encerrada allí. Las primeras horas sentada a la mesa, llorando. Después empezó a ir de un lado para otro y a limpiar el polvo de los muebles con el pañuelo empapado en lágrimas. Por último cogió el cubo de agua del rincón y la toalla que colgaba de un clavo en la pared y fregó el piso. Me quedé aterrada cuando me lo contó. ¿Cómo has podido fregarle el despacho a ese individuo?, le pregunté. Y ella me respondió, sin ningún reparo: quería hacer algo para matar el tiempo. Y el despacho estaba tan mugriento. Hice bien en llevarme uno de los pañuelos de hombre, grandes.
.
Sólo entonces comprendí que con esa humillación adicional, pero voluntaria, se había proporcionado dignidad en aquel arresto. En un collage busqué palabras para formularlo:

Yo pensaba en la rosa vigorosa en el corazón
en el alma inservible como un colador
pero el propietario preguntó:
¿quién se acaba imponiendo?
yo dije: salvar el pellejo
él gritó: el pellejo es
sólo una mancha de la batista ofendida
sin juicio.
.
Me gustaría poder decir una frase para todos aquellos que, en las dictaduras, todos los días, hasta hoy, son despojados de su dignidad, aunque sea una frase con la palabra pañuelo, aunque sea la pregunta: ¿TENÉIS UN PAÑUELO?
.
Puede ser que, desde siempre, la pregunta por el pañuelo no se refiera en absoluto al pañuelo, sino a la extrema soledad del ser humano.
.
((Traducido por Juan José del Solar Bardelli))
++++
Nobel Lectures 2009
According to the Nobel Foundation statutes, the Nobel Laureates are required to "give a public lecture on a subject connected with the work for which the prize has been awarded". Watch live webcasts of the Nobel Lectures from Oslo and Stockholm. Video on-demand versions will also be available soon after the events.
+++++
Actualizó: NTC … / gra . Dic. 8, 2009, 9:08 AM

domingo, 6 de diciembre de 2009

Orlando Cajamarca. Entrevista. GACETA, Dic. 6, 2009

.
.
UN CAFÉ CON ...

.
LA PÁGINA DE GACETA.
(Click sobre las imágenes para ampliarlas y hacerlas legibles. Click en "Atrás" en la barra para regresar al aquí)
.
UN CAFÉ CON ...
ORLANDO CAJAMARCA. Entrevista. El director de Esquina Latina , http://www.esquinalatina.org/ , habló sobre el certamen que por estos días desarrolla el teatro en la ciudad: el XXII Encuentro Popular de Teatro Salud Paz y Ambiente*. Pero también dio una noticia preocupante: El futuro de Esquina Latina está en riesgo. (* http://www.esquinalatina.org/enredarte5/calendario1.html )

¿En qué consiste el XXII Encuentro Popular de Teatro Salud Paz y Ambiente que se desarrollará en el Valle hasta el 12 de diciembre?
.
Es el certamen cumbre de la actividad que a lo largo del año el teatro Esquina Latina , http://www.esquinalatina.org/, realiza con los diferentes grupos teatrales que viene asesorando tanto en sectores populares de Cali como Aguablanca y la zona de ladera, y municipios como La Cumbre, Calima Darién, Dagua, El Cerrito y Vijes. Desde hace muchos años nosotros entendimos que una de las formas de generar procesos de inclusión social para los jóvenes, especialmente de sectores deprimidos, donde la acción gubernamental no llega con la fuerza que se requiere, es con la cultura. Por esta razón, estamos trabajando desde el año 83 y hemos conformado una inmensa red de teatro en comunidad, que son grupos de jóvenes que participan en sus respectivas localidades y que desarrollan una actividad permanente de teatro retornando problemáticas de su entorno que luego son plasmadas a través de piezas teatrales. Y cada diciembre realizamos el Encuentro Popular, en el que todos los grupos presentan el resultado de su trabajo presentando obras tanto en Cali como en los municipios en los que trabajamos.
.
¿Y cuáles han sido los logros que ha alcanzado este proyecto?
.
El proyecto, por cierto, se llama Jóvenes, Teatro y Comunidad. Y el principal logro es que contribuimos a democratizar y descentralizar el desarrollo cultural de Cali y la región, a través de la práctica comunitaria del teatro. Es gratificante ver cómo crece el entusiasmo por el teatro no sólo en las comunidades donde hemos intervenido sino en otras comunidades. El programa también ha motivado a distintas instancias públicas y privadas, por ejemplo la Secretaría de Cultura de Cali, para que aportaran recursos en estos procesos, aunque no en la magnitud que se requiere. Y aunque nuestro interés no es conformar grupos ni actores profesionales, a lo largo de estos años hemos encontrado muchos jóvenes vallecaucanos que se han interesado de forma intensa por el teatro y hemos visto cómo algunos han ingresado a estudiar teatro en las instituciones de la ciudad. También hemos asimilado al proyecto personas destacadas, al punto que hoy Esquina Latina, en un 98 % de sus integrantes, está compuesto por jóvenes que han sido formados en este proceso.
.

¿Cómo se financia esta actividad?
.
Hemos logrado interesar a entidades gubernamentales, privadas e internacionales para que nos apoyen en cierta medida en consolidar este trabajo socio cultural como una alternativa para la prevención de la violencia y la resolución pacífica de los conflictos.
.
¿Esquina Latina , entonces, es un ejemplo de industria cultural?
.
No. Nosotros no compartimos el término de industria cultural. Nos parece que eso relega la actividad teatral a un éxito comercial con el cual el arte no puede casarse. Es muy posible que muchas de las cosas que se hagan no tengan un resultado comercial aceptable. Hay veces que se hace teatro experimental o que una obra no se posiciona en el mercado como un producto, pero eso no le quita el mérito de ser un hecho poético. Entonces, el fenómeno de industria cultural condiciona al éxito porque convierte al hecho artístico en producto y en mercado. Y aunque no somos reacios al mercado, no lo pontificamos, no creemos que éste defina a un hecho artístico.
.
¿Y cómo se vislumbran los proyectos del teatro en 2010?
.
Aspiramos a mantenemos, a sobrevivir. Es muy difícil mantenerse porque como decía, nosotros somos un equipo teatral muy particular: somos 30 personas vinculadas al proyecto. Eso significa que todos tenemos una vinculación laboral que implica un salario, unas prestaciones sociales que hay que cumplir y que a veces es complicado hacerlo en un contexto artístico tan difícil como el nuestro.
.
La última pregunta
¿A qué se refiere con un contexto artístico difícil?

.
El Estado no es consciente de la importancia del apoyo a estas manifestaciones y sobre todo, no es consciente del apoyo sostenido. Nosotros hemos perdido en los últimos dos años el 30% de los recursos de cooperación internacional porque no hemos encontrado un eco en el Estado para que aporte una suma importante para que la cooperación internacional de lo suficiente. La cooperación internacional apoya si el Estado apoya. Pero tenemos fe en la actual administración municipal para que se logre mantener el trabajo.
.
+++++
COMPLEMENTACIONES
XXII Encuentro Popular de Teatro Salud paz y ambiente, 2009
http://www.esquinalatina.org/enredarte6/ Allí todos los detalles y programas.
Matriz: http://www.esquinalatina.org/marcoesquina.html Allí "Teatro y comunidad" e ir a Boletin virtula "Enredarte".
.
El Encuentro Popular de Teatro “Salud paz y ambiente” es el evento de clausura que anualmente organiza el Teatro Esquina Latina y la Asociación Red Popular de Teatro en el marco del programa de extensión comunitaria “Jóvenes teatro y comunidad”.
Este programa constituye una oportunidad para que jóvenes y niños participen, a través de la práctica comunitaria del teatro, en procesos de creación de obras que, además de ser hechos artísticos teatrales, también son productos comunicativos que generan reflexión y debate sobre temáticas tan importantes para la región como la salud, la paz y el medio ambiente.
De igual forma, los Encuentros Populares de Teatro realizados durante estos veinte dos años, han asegurado el intercambio de experiencias entre los grupos de la Red y ha visibilizado ante la comunidad en general, (un grupo estimado de por lo menos 5.000 personas pertenecientes a comunidades locales que asisten por año como público a las diferentes jornadas programadas en el marco del evento) los avances artísticos y organizativos logrados en el año que precede al Encuentro.
Esta vigésima segunda versión se llevará a cabo del 4 al 12 de diciembre en Cali, en las comunas 13, 14 y 15 del Distrito de Aguablanca; 1, 18, 19, y 20 del Distrito de Ladera y en la comuna 6, y en 5 municipios del Valle del Cauca: Vijes, El Cerrito, Calima El Darién, La Cumbre (vereda Chicoral) y Dagua.
Con muchas ansias de ver todos y cada uno de los estrenos, ponemos a disposición de nuestros lectores de "Enredarte" la programación de este XXII Encuentro popular de teatro "Salud, paz y ambiente" para que se acerquen y acompañen a cada grupo teatral de base en esta jornada que promete, como cada año, una obra artística con sentido social.
Consulta aquí la programación del encuentro. o en:
http://www.esquinalatina.org/enredarte6/programacion.html
Lucenith Castillo Ramos
++++++
ENLACES:
+++++
Actualizó: NTC … / gra . Dic. 6, 2009, 7:50 PM





martes, 1 de diciembre de 2009

Palabras Pacíficas. Antología. Alfredo Vanín, Compilador.

.
-
ACTUALIZACIÓN A  ENERO 1, 2013


"Día del Pacífico Colombiano" . Celebración. en el marco de la 55 Feria de Cali

Jueves, 27 de diciembre, 2012, Cali, 4:00 a 6:00 PM



Presentación del  libro "Palabras Pacíficas". Antología. PRIMERA REIMPRESIÓN 
compilado por el Maestro  Alfredo Vanín.


   

-----
Actualización al 5 fe febrero de 2o10
Presentación del libro en Cali, Feb. 4, 2010.
Fotografías de NTC ....
AUDIOS
Intervención completa de la Dra. Flor María Yanes Baltán de la Fundación
http://www.ziddu.com/viewfile/8462160/001_A_001_micro.mp3.html

Intervención completa del Poeta Alfredo Vanín, Compilador del libro
http://www.ziddu.com/viewfile/8462185/001_A_002_micro.mp3.html
-
Editor: José Zuleta
Carátula. Primera edición Nov. 2009. 14.0 x 21.5 x 1.5 cms. 241 páginas.
(Click sobre las imágenes para ampliarlas y hacerlas legibles. Click en "Atrás" en la barra para regresar al aquí)
El libro será lanzado el 2 de Diciembre de 2009 en la Ciudad de Buenaventura (Valle, Colombia) en la celebración de los quince años de creación de la Fundación Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura "Fabio Grisales Bejarano" ( http://www.fundacionsprbun.org/index.php?tipo=noticias&ver=45&full=0 ), Entidad patrocinadora de la publicación
-
Solapa de la carátula.

Solapa de la carátula.
El escritor y poeta Alfredo Vanín Romero (1950) nació en el pueblo de Saija y creció en Guapi, sobre la costa caucana del Pacífico. Profesor, periodista, investigador cultural. Su obra abarca la poesía, la narrativa y el ensayo. Actualmente dirige talleres de formación literaria.
Algunas publicacionesPoesía: Cimarrón en la lluvia (Cali, 1991); Islario (Cali, 1998); Desarbolados (Facultad de Huma­nidades, U. del Valle, Colección Escala de Jacob, 2004). Cali, 2004); Jornadas del tahúr, Hoyos Editores, Manizales, 2005. Narrativa: El tapiz de la hidra (relatos, Facultad de Humanidades, U. del Valle, Cali, 2003); Otro naufragio para Julio (novela, 2a Edición, Ediciones Pájaro del Agua, Cali 2004); Historias para reír o sorprenderse (Panamericana Editores, 2005); Los restos del vellocino de oro (Hoyos Editores, Manizales, 2006). Ensayo: La vertiente afropacífica de la tradición oral (Coautor. Universidad del Valle, 1994).
El compilador: su portal en el Centro Virtual Isaacs (CVI) http://dintev.univalle.edu.co/cvisaacs/index.php?option=com_content&task=view&id=434&Itemid=5
-----
PROLOGO (Págs. 6 a 11)
ANTOLOGÍA CONTRA EL OLVIDO
Por Alfredo Vanín , Cali, septiembre 2009

Toda antología supone una revisión del estado del arte en algún punto de la historia. Pero es también un arrinconamiento, jugarse una posibilidad hasta el extremo y, además, esperar las sorpresas de quien cree tener todos los materiales en la mano y descubrir luego que había muchas más cosas de las que pensaba. Lo único cierto es que cuando inicia su aventura, el antólogo debe al menos tener claro el rumbo de sus brújulas.

La historia que abarca esta antología tiene la edad de los indígenas que poblaron América en tiempos anteriores al trueno, la edad de los primeros conquistadores en tierras de América, de los africanos y sus descendientes que llenaron a América de tambores, de nuevas vitalidades y de nuevos dioses; edades computables en cifras desiguales, en conflictos, en despojos, en muertes, en creaciones y resurrecciones, en lenguajes orales y finalmente en escrituras, para luego reiniciar el ciclo sin reposo. Es una historia que nunca ha empezado a escribirse a tiempo y ahora es necesario rastreada en los espacios balbuceantes de los corredores selváticos, en esteros de los que huyeron las garzas hace tiempo, en aldeas de casas plantadas sobre el barro o la arena, y en la voz de hombres y mujeres que llegaron de más allá o de más acá, fugitivos o libertas, y emparentaron los restos de sus dioses africanos e indígenas con un dios que no tenía clemencia con los derrotados y era incapaz de entender el lenguaje del tigre, de las serpientes y las nutrias.

Este libro -y los precedentes y los que vendrán luego- se volvió necesario porque la historia es sólo entendible por el lenguaje que la habita y la desborda, porque la vida siempre está ávida de palabras, para renovarse, para no extraviarse en el laberinto de sus ciclos poderosos.

Los pueblos que habitan este libro fueron creados y habitados con la solidaridad, el extrañamiento y bajo secreto. Solidaridad contra la vida adversa y la opresión, extrañamiento de la tierra dejada atrás, y bajo el secreto de un lenguaje que le tiende la mano al primer rayo de luz de la vida libre.

Por aquí desfilarán palabras de escritores nativos y no nativos, unos nacidos en las orillas fangosas y otros que aunque nacieron lejos llegaron acá a nacer de nuevo y asumieron por completo la piel húmeda de los esteros y las voces de sus hombres y mujeres. Escritores remotos o contemporáneos, muertos o vivos (algunos consagrados, otros no muy conocidos fuera de la región) que prestaron sus palabras para narrar o cantar una región llena de pálpitos. Un mito embera catío cobra enorme vigencia porque narra de manera hermosa el origen de los mares y los ríos, ahora cuando el agua amenaza convertirse en oro. Un texto de uno de los mayores cronistas de Indias parece surgir fresco de las montañas y las selvas antiguas; el pensamiento racista del sabio Caldas se ilumina de pronto ante un paisaje que lo conmociona con sus lluvias y fuegos tropicales; un jurista, autor del emblemático Litoral recóndito, aparece aquí porque leyendas recogidas lo emparientan con la literatura; un antropólogo nativo revive en su refinado lenguaje la historia de la Conquista y la formación de nuestros pueblos; poetas y narradores modernos, nacidos en otras tierras de Colombia, como Tomás González y José Zuleta, captan de manera extraordinaria el maravilloso y desgarrador exotismo que invade la vida de negros, blancos, indígenas y mestizos en pleno desborde de vida y de apariencias trocadas. González, un escritor paisa que se abismó en los signos trazados por cangrejos, manglares y mareas, nos honra con su presencia en estas páginas. Zuleta (compañero de este ejercicio antológico) no es un mero testigo; es alguien que se metió en las playas de Mulatos -en el fervor de su adolescencia, desligado del manto tutelar de su padre- y no sólo logró compenetrarse con la gente nativa sino además convertirse en pescador, hombro a hombro con hombres curtidos de la mar, hasta convertirse en hijo adoptivo de una matrona del caserío a quien le dedicaría poemas y relatos. Caso aparte es el de Guillermo Edmundo Chaves, de quien transcribimos un capítulo de Chambú, una mirada desde la sierra hacia el mundo incomprensible del Pacífico y su gente, en el que sobresale el etnocentrismo del personaje principal.

Los nativos Helcías Martán, Guillermo Payán Archer, Carlos Arturo Truque, Arnoldo Palacios, Óscar Collazos, Medardo Arias, Sonia Truque, Hernando Revelo, Mary Grueso y quien escribe esta nota, trazan en estas páginas, con sus relatos y poemas, un mapa en el tiempo y definen los contornos de una región que ha franqueado ya sus propias fronteras y ha exportado escritores a lejanas tierras.

Una de esas exportaciones recae en el periplo de un escritor nacido en Tumaco y adoptado por una pareja de académicos suecos, siendo apenas un bebé. Se trata de Bonifacio Bergner, considerado por García Márquez como su sucesor natural. A los catorce años fue ganador del premio de relatos Cortázar de cuentos en español, por su relato Qué comimos al almuerzo; fue autor de una novela (A comprehensive study of pure evil) de lectura obligatoria en estudios de literatura en Europa. Siguiendo la línea de la nota publicada en la Internet, los padres de Bonifacio murieron en un accidente automovilístico. Los tres fueron viajeros incansables. Bonifacio dominaba varios idiomas. Al morir sus padres, perdió el rumbo. Se suicidó en marzo de 2003. Había viajado antes a conocer su pueblo natal, y en su diario se halló la siguiente nota, que prefigura el drama actual de este pueblo y de casi todos los pueblos del Pacífico, nota que adjuntamos como un avance, un reconocimiento y un homenaje póstumo con esta antología:

12 de marzo de 1991

Tumaco es una ciudad sumergida. Por eso hay barro en todas las calles, por eso cuando los niños corren por la playa sus saltos se prolongan y a veces nos parece verlos volar sobre las olas agitando sus brazos, realmente nadan. Tumaco es una ciudad de ahogados felices que viven vidas maravillosamente falsas protegidos por la falacia de su no existencia. Volver a Tumaco me hace dudar seriamente que todo lo demás exista, el mundo pierde peso sentado en la arena viendo pasar copias idénticas de esa imagen extraña que todos los días veía en el espejo y jamás reconocí como mí mismo. Tumaco me reconoce y abraza con su halo denso y mojado, me dice hijo con cada rugido de su mar.

Hoy fui a una tienda, pedí una coca-cola y me senté afuera en la terraza a tomármela. Pasaron varias mujeres que podrían ser mi madre. Una se quedó mirándome un rato y yo le devolví la mirada. Tenía los ojos oscuros y grandes, me miraba con nostalgia y extrañeza, levanté mi mano para saludarla, le dije Buenas tardes, como había escuchado decir al tendero hacía algún rato, y ella me respondió bajando la cabeza, sonriendo y agitando un poco la mano. Tenía un vestido rojo ceñido al cuerpo y cargaba una bolsa con tomates y maíz en su mano, no recuerdo cuál. Luego caminé hasta llegar a la playa, seguí el malecón hasta el puerto y vi por primera vez los barcos en los que mi amigo Jeremías partió algún día hacia Europa para nunca más volver.

No traje muchas cosas para leer, apenas un par de libros. Leí unas páginas ayer y las hojas se deshacían al contacto con la piel, se volvían una crema grisácea, suciedad pura. Terminé botando el libro a la basura. No hay librerías en Tumaco, es imposible leer debajo del agua, ahora lo entiendo. Lo que no entiendo es por qué escapó Jeremías. De poder hacerlo, me quedaría a vivir en este lugar por siempre, vivir en pos de las corrientes y no de mí mismo. Éste es uno de los días más felices de mi vida, me quedan siete.
.
Los textos de esta antología fueron recogidos -obviamente- de obras ya editadas, algunos enviados por los propios autores. Nuestro agradecimiento a todos los que nos enviaron o permitieron usar sus textos. Quisimos que el hilo conductor fuera el Pacífico. Y aunque algunos nacidos en la región no están incluidos, por razones temáticas o logísticas, nada raro en una antología, creemos haber reunido un número suficiente que posibilite una lectura del Pacífico sin dejar vacíos insuperables. Desde todas las latitudes del Pacífico, aquí está la visión de un Pacífico en sus alegorías migratorias, en sus retratos móviles, en sus pinceladas exóticas u oníricas, en crudo realismo o en abismos surrealistas. Un Pacífico que asume sus conflictos y sobrevive en medio de las carencias y la alegría callejera. Un Pacífico capaz de nombrarse a sí mismo.

Alfredo Vanín
Cali, septiembre 2009
-----
AUTORES ANTOLOGADOS (Los enlaces son de NTC ...)
Pedro Cieza de León
Sofonías Yacup
Rogerio Velásquez
Carlos Arturo Truque
Guillermo Edmundo Chaves
Helcías Martán Góngora http://dintev.univalle.edu.co/cvisaacs/martan/index.htm
Hugo Salazar Valdés
Guillermo Payán Archer
Arnoldo Palacios http://tarabitares-y-divaneos.blogspot.com/2009_10_22_archive.html
Óscar Collazos http://dintev.univalle.edu.co/cvisaacs/collazos/oscar_collazos.htm
Juna B. Velasco Mosquera
Flover González Cortés
Mary Grueso
Alfredo Vanín http://dintev.univalle.edu.co/cvisaacs/index.php?option=com_content&task=view&id=434&Itemid=5
Hernando Revelo Hurtado
Medardo Arias http://ntc-eventos.blogspot.com/2008/09/blog-post.html
Óscar Olarte Reyes
Faustino Arias Reinel
Tomás González
José Zuleta Ortiz http://josezulor.blogspot.com/
Fernando Pinzón
------
Contracarátula del libro(Click sobre las imágenes para ampliarlas y hacerlas legibles. Click en "Atrás" en la barra para regresar al aquí)
Texto en la contracarátula
. .
El patrocinador: Fundación Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura www.fundacionsprbun.org/


http://www.fundacionsprbun.org/index.php?tipo=seccion&seleccion=2&full=1
.
Solapa de la contracarátula.
.

FINAL DEL MAR PACÍFICO

Pues yo, cuando me vaya,
también me llevaré esa costa.
Dejará de mecerse el verdor puro
de los plátanos.
Tras mucho luchar tal vez,
y cedido todo en un segundo
arrastraré conmigo a lo profundo
la abundancia inenarrable de sus selvas,
sus bahías y relámpagos, sus barcos
hinchados por la humedad
y desvencijados por el viento,
sus garzas y manglares,
sus aguaceros abiertos.
.
Tomás González
.

PRIMERA PÁGINA

"Potrillo a vela".
Fotografía de Robert West. Bahía de Buenaventura
(Click sobre las imágenes para ampliarlas. Click en "Atrás" en la barra para regresar al aquí)
Fotografía: http://picasaweb.google.com/ntcgra/PLAYASYSUSSERESAlbumNo4PotrillosYCanoas#5398033408315928866
Fragmento de: http://picasaweb.google.com/ntcgra/PLAYASYSUSSERESAlbumNo4PotrillosYCanoas#5398033455123393938
Album general: http://picasaweb.google.com/ntcgra/PLAYASYSUSSERESAlbumNo4PotrillosYCanoas#
Tomado de la WEB PRINCIPAL de la U. de Los Andes: http://robertwest.uniandes.edu.co/
-----
SEGUNDA PÁGINA.
Consejeros y Dignatarios
Fundación Sociedad Regional Portuaria de Buenaventura, Fabio Grisales Bejarano http://www.fundacionsprbun.org/index.php
.

Dr. Oswaldo Viera Cuero , Presidente
Dra. Ana María Juana Rojas Guzmán Vicepresidenta.
Dr. Henry Aya Moreno *
Sr. José Hernando Herrera Aguirre *
Dr. Domingo Segundo Chinea Barrera *
a. Ana Mercedes Cano Restrepo *
Dr. Fernando Vérgez Borrero *
Sr. Roberto Bustamante Gómez *
Ing. Julio César Castro Hinestroza *
Sra. Alejandrina Benítez *
Dra. Claudia Caicedo Steven de Ocoró *
Sr. Álvaro Ortiz Rentería *
Mons. Héctor Epalza Quintero *
Dr. Jesús Glay Mejía Naranjo *
Dra. Leidy Tatiana Palacios Mayorga *
Dra. Nidia Mina Pineda *
Dra. Flor María Yanes Baltán, Gerente Social.
.
* Consejero
.
ISBN 978-958-9187-89-0
© Alfredo Vanín Romero
© Fundación Sociedad Regional Portuaria de Buenaventura, Fabio Grisales Bejarano
.
Fotografía carátula: "San Juan de Ladrilleros" 2007
Fotografía interior: Fotografía interior: "Potrillo a vela" Litoral vallecaucano, Robert West . 1951. http://picasaweb.google.com/ntcgra/PLAYASYSUSSERESAlbumNo4PotrillosYCanoas#5398033408315928866
Diseño y diagramación: Mauro Valencia Impresión: Impresora Feriva S.A. Cali, noviembre de 2009
Editor: José Zuleta
Agradecimiento especial a Gabriel Ruiz y Universidad de Los Andes
------
TEXTOS Y COMPLEMENTACIONES: Próximamente ...

NTC … Nos Topamos Con … adelanta sugerencias y gestiones para que la totalidad del libro se publique en edición virtual.
+++++
Palabras Pacíficas, una antología de escritores del Pacífico y sobre el Pacífico, lanzamiento del libro. Contenido: Desde Cieza de León, pasando por Carlos A. Truque, Arnoldo Palacios, Oscar Collazos, Martán Góngora , Payán Archer, Medardo Arias, y autores no nativos pero que la recorrieron y la narraron, como Tomás González, Óscar Olarte, Pepe Zuleta, y otros... . El libro contiene también mitos y relatos orales emberas y afropacíficos y textos históricos y sociales de Rogerio Velásquez y Sofonías Yacup. La antología fue realizada por Alfredo Vanín, con la edición a cargo del poeta José Zuleta , el apoyo de la Fundación Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura, e impresión de Feriva. Conmemoración de los 20 años de la Sociedad Portuaria de Buenaventura y se proyecta hacer lanzamientos en Bogotá, Cali, Tumaco y Popayán el próximo año. Ilustración en la portadilla , fotografía de Robert West.
+++++
TEMAS RELACIONADOS ....
*** HIMNO NACIONAL DE COLOMBIA A RITMO DE MARIMBA ,http://ntc-documentos.blogspot.com/2009/06/himno-nacional-de-colombia-ritmo-de.html .
Allí: tres versiones en internet. AUDIOS y textos
*** Chocó Biogeográfico, ¿...plan para destruirlo ...? , http://tarabitares-y-divaneos.blogspot.com/2009_10_07_archive.html
*** ARNOLDO PALACIOS. HOMENAJE. "Buscando mi madrededios". , http://tarabitares-y-divaneos.blogspot.com/2009_10_22_archive.html
*** Potrillos (y canoas) a vela. Monoxylones a vela. , http://tarabitares-y-divaneos.blogspot.com/2009_10_03_archive.html
*** "Las playas y sus seres". Potrillos y canoas , http://tarabitares-y-divaneos.blogspot.com/2009_09_06_archive.html
*** ESCRITO CON TINTA NEGRA . Homenaje ¿Quiénes son los protagonistas de la literatura afro en Colombia? ,http://literaturaenelvalle.blogspot.com/2009_11_17_archive.html
++++
Actualizó: NTC … / gra . Dic. 1, 2009, 11:53 PM